martes, octubre 18, 2011

Santiago Carrillo y el Communist Party of Northern Ireland


Infancia y juventud

Pasa su primera infancia en Asturias hasta que en 1924 la familia se ve obligada a trasladarse a Madrid. Su familia se instala en el barrio obrero de Cuatro Caminos donde vivirán sin abandonar las dificultades económicas, ya que las exiguas asignaciones que las organizaciones obreras destinaban a sus dirigentes difícilmente cubrían las necesidades de una familia con cinco hijos.

Santiago Carrillo ingresa en el Grupo Escolar Cervantes (ubicado en su barrio, Cuatro Caminos) dependiente de la Institución Libre de Enseñanza. Completada la enseñanza primaria es seleccionado para cursar Bachillerato, pero no pudiendo la familia costear los derechos de examen, abandona los estudios, comenzando a trabajar como aprendiz en una imprenta.

Poco después se afilia a las Juventudes Socialistas de España (JJ. SS.) y a la UGT.

En 1930, a los quince años, comienza a colaborar como periodista en El Socialista y el 14 de abril de 1931, proclamada la República, se le encarga la información parlamentaria. Carrillo se codea con los grandes periodistas encargados de la información parlamentaria de los otros periódicos: Víctor de La Serna (Informaciones), Manuel Azaña (El Sol)...

En su militancia política, encuadrado desde un principio en la minoría revolucionaria del partido socialista (enfrentada a una mayoría reformista), pronto destaca por su capacidad de análisis y facilidad dialéctica. Desde la dirección de Renovación (la revista de las JJ.SS.), defiende su posición revolucionaria extendiéndola en el seno de las Juventudes.

En 1934, es nombrado secretario de las Juventudes Socialistas. Existen dos corrientes en el PSOE de la época. El grupo dominante en inicio será el de los reformistas, comandados por Besteiro y Prieto. El otro grupo, también numeroso, es el de los revolucionarios, cuyo líder era Largo Caballero (el «Lenin español»). Carrillo empieza a colaborar estrechamente con Largo Caballero.

Partidario de la unificación de las juventudes obreras, intenta provocar la unidad de acción de las Juventudes Socialistas y Comunistas. Ambas organizaciones convocan manifestaciones y participan en mítines de forma unitaria.

Toma parte en el movimiento revolucionario conocido como Revolución de 1934, lo que le lleva a la cárcel hasta que, tras la victoria del Frente Popular en las elecciones del 16 de febrero de 1936, es puesto en libertad. Comparte cárcel con Largo Caballero, su propio padre y otros muchos dirigentes socialistas. Es durante este encierro cuando se distancia de las posturas políticas de Largo Caballero al considerarlas moderadas.
Al salir de la cárcel, los representantes de la Internacional Comunista en España le proponen y organizan un viaje a Moscú con las direcciones de las JJ.SS. y JJ.CC. para negociar su unificación. En Moscú, Santiago Carrillo se vio deslumbrado por la revolución triunfante. Las JJ.SS. y JJ.CC., muy cercanas ideológicamente, alcanzan acuerdos sobre la futura organización resultante, las Juventudes Socialistas Unificadas. A su regreso a España, aun con la oposición de Hernández Zarzalejo (presidente de las JJ.SS.) y otros miembros de la dirección, la unificación no tarda en imponerse, y en este proceso experimenta un espectacular crecimiento hasta alcanzar los 200.000 afiliados.

La Guerra Civil

La sublevación militar del 18 de julio sorprende a Santiago Carrillo en París. Regresa inmediatamente a España cruzando la frontera por Irún y, ya en San Sebastián, se incorpora al ejército republicano, participa en el asalto a un hotel ocupado por rebeldes y sale con una columna dirección a Aguilar de Campo con la intención de avanzar hacia Madrid. Sin conseguir su objetivo, combate varias semanas en los montes de Ubide (cerca de Bilbao), regresa nuevamente a Francia para entrar por la frontera catalana y así regresar a Madrid donde, con el grado de capitán, lucha en el frente de la sierra.
ç
Desde estos primeros momentos, las Juventudes Socialistas Unificadas se muestran especialmente activas estando presentes en todas las unidades y en todos los frentes, numerosos jóvenes se encuadran en sus filas para luchar contra la sublevación.

Defensa de Madrid.

Durante el mes de octubre, las fuerzas rebeldes avanzan hacia Madrid y el 6 de noviembre se encuentran a las puertas de la capital. El gobierno da por perdida la ciudad y se traslada a Valencia precipitadamente, sólo con tiempo para entregar dos sobres. Uno al General Miaja con instrucciones para que organice la defensa de Madrid. Otro al general Pozas para que traslade el cuartel general del ejército lejos de una ciudad que, prevén, puede pasar a manos del enemigo.
Ese mismo día Santiago Carrillo se afilia al Partido Comunista de España.

Inmediatamente, se forma la Junta de Defensa de Madrid. Queda reunida hasta altas horas de la noche para tratar de impedir que las tropas rebeldes, parapetadas en la Casa de Campo, entren en la ciudad. Santiago Carrillo es nombrado Consejero de Orden Público. La Junta desconoce con qué fuerzas se cuenta, aunque se sabe que son insuficientes y mal pertrechadas. Tiene que reclutar gente y organizarla, mantener la estructura de la ciudad (desbordada por los numerosos campesinos que se han refugiado en ella huyendo del avance rebelde) y mantener la moral de su población que ya sabe que el gobierno ha abandonado la ciudad. También valora que hay que impedir, en lo posible, que con la caída de la ciudad el ejército rebelde aumente su potencial ofensivo.

El 24 de diciembre de 1936, Santiago Carrillo abandona la JDM, cuando el frente en Madrid se había estabilizado, y centra todos sus esfuerzos en la dirección política de las JSU. En 1937 pasa a formar parte del buró político del PCE, como miembro suplente.

Carrillo, desde su entrada en el PCE, acató con disciplina todas las posiciones de la dirección del partido durante la guerra. No planteó ninguna discrepancia de importancia y asumió todas las consignas de la Internacional Comunista.

(what if?) VERY BRITISH CIVIL WAR

Así al comienzo de la primavera de 1938 la Internacional Comunista, conocedora de su capacidad para reclutar gente, y organizarla, decide mandarlo a Liverpool, en un viejo carguero de bandera francesa, para ayudar en la organización del Estado Libre de Liverpool.

Durante su travesía por el mar de Irlanda el barco  sufre daños, obligándole a refugiarse en Belfast. Alli Carillo contacta con un trabajador der los muelles, simpatizante del partido comunista y veterano de la guerra civil española.

Siguiendo órdenes de la internacional Comunista, se instala en Dundalk, esperando poder pasar a Liverpool para cumplir su misión.

Durante varias semanas se reúne con comunistas de ambos lados de la frontera. En estos momentos su misión cambia, el Comintern decide que permanezca en Irlanda y ayude en la organización de una fuerza de combate en irlanda del norte.

El contacto con varios líderes del movimiento obrero hace que proponga la separación en dos del Partido Comunista Irlandés.
El Comintern lo aprueba. Así se crea en Irlanda del Norte, el Partido Comunista de Irlanda del Norte.

Esta separación y el éxito que tiene en otras partes las tropas comunistas provocan que muchos trabajadores dejen atrás sus diferencias religiosas y se unan a ciertos miembros más radicales del Partido Laborista Nord  Irlandés, bajo el nuevo Partido Comunista de Irlanda del Norte (Communist Party of Northern Ireland)

Ficha de Personaje 

No hay comentarios:

Publicar un comentario