domingo, octubre 31, 2010

LA EPIDEMIA DEBE SER NEUTRALIZADA


Tras un periodo sin avistar grandes grupos de afectados los reconocimientos aéreos detectaron una zona de la refinería donde parecía encontrarse un buen grupo de ellos.



Los afectados se escondían en varios pozos, y solo salían en determinadas ocasiones especialmente por la noche, en busca de comida.


El gobierno de la republica decidió en ese momento poner fin al sufrimiento de los afectados con sus propios medios, sin contar con el apoyo de las fuerzas Estadounidenses.

Tres helicópteros “Huey” aterrizaron cerca de la zona cada uno con un equipo de hombres, la mayoría del servicio secreto, aunque también se encontraba una periodista, y varios científicos, todos ellos estaban al mando del Capitán Ramírez.


Cada equipo transportaba diversas cargas explosivas de gran potencia que debía utilizar para señar las salidas, antes que los afectados escaparan.
El combate se desarrollo rápidamente, los afectados empezaron a huir en cuanto detectaron a los equipos, atacando a todos los que se ponían en su paso.

Algunos de estos hombres subestimaron el poder de los afectados infectándose por el virus. Pero los oficiales mantuvieron suficientemente alejándose a sus hombres intentando que el combate se desarrollara a distancia, aunque pronto se demostró que iban pobremente armados, por lo que heridos muchos de los afectados lograron escapar.


Al final 13 afectados lograron huir, siendo cazados 11 y sellando dos pozos antes que los afectados escaparan. Tres hombres de las fuerzas especiales cayeron en el combate.


El Capitán Ramírez, se dio cuenta que la victoria había sido dudosa, y que la próxima vez vendría mejor armado. No podría olvidar la imagen de un grupo de tres afectados que se abalanzo sobre él, y que las balas de su revolver no hicieron retroceder.


No hay comentarios:

Publicar un comentario